Zero Waste en la Cocina

Zero Waste en la Cocina

Zero Waste en la Cocina

Spread the love

El término Zero Waste se acuñó hace unos años en Estados Unidos con el objetivo de reducir residuos en nuestros hábitos diarios. Como ya os comenté en el post sobre Reciclar o Reducir, iba a hacer una serie de publicaciones relacionadas con reducir y reutilizar en las distintas estancias de nuestra casa. Y empiezo con el Zero Waste en la Cocina, ya que es donde más tiempo solemos pasar al cabo del día y donde más residuos generamos. Este post va a ser muy práctico con muchos consejos. Supongo que la mayoría los conoceréis, pero me parecía una buena idea tenerlos todos agrupados de esta forma.

Y sin más, vamos al lío:

En tus compras:

Ya te comenté en el post anterior algunos consejos a seguir para reducir residuos en tus compras. Aquí voy a ser mucho más explícita y te enseño lo que yo hago en casa cuando voy a comprar. Ya te digo que tal y como está hoy la vida, es bastante complicado comprar sin envases. Pero siempre puedes buscar tiendas de proximidad, del barrio, donde te puedan despachar frutas y verduras, legumbres y especias a granel. Y te puedas llevar tus propias bolsas y envases para reutilizar.

Sé que las prisas en el día a día que llevamos no son buenas compañeras. A mí me pasa más de lo que quisiera. Pero aun así, si quieres tener presente algunos consejos, te darás cuenta que una vez empiezas es muy fácil pillarle el gusto a esto de dejar de generar tanta huella de carbono al planeta. Y además, si tienes niñ@s en casa será una iniciativa maravillosa para hacer en familia y así ser ejemplo para ellos. Empezamos.

1) Llevar Bolsas encima por si te surge ir a comprar

Yo siempre llevo una bolsa que era del mismo tipo de la que tenía mi abuela cuando bajaba a la tienda, de algodón tejido en red. La compré en Amazon (hay en mil sitios, no son caras, y lo bueno es que se hacen enormes). En el bolso apenas ocupa espacio y es súper útil para cualquier imprevisto. Y te dura la tira. También tengo bolsitas pequeñas que uso para meter las verduras y frutas o el pan cuando voy al súper. Estas que tengo las pillé en Rebellum, la tienda Zero Waste de Jessica y Carla, autoras del blog Reinas y Repollos, el cual os recomiendo. También las podéis encontrar en la zona de fruta y verdura a granel de supermercados a un precio bastante módico.

2) Cosicas que puedes comprar a granel en casi todos los sitios

  • LEGUMBRES. Por desgracia vienen envasadas en plástico sí o sí en todos los supermercados, pero hay algunas que van en bolsa de tela (pocas y caras….lo sé). Aun así, un kilo de legumbre seca envasada te va a durar muchísimo más que comprar botes de cristal con legumbres ya cocidas. Que sí, que para unas prisas todas hemos echado mano de ellas, pero si te acostumbras a hacer batchcooking (aprovechar un día a la semana para preparar la comida del resto de los días) verás que es muy cómodo dejar en remojo las legumbres el sábado por la noche y cocinarlas el domingo temprano. Y ya las tienes listas. Sólo tienes que guardarlas en semivacío en un frasco de cristal que hayas reutilizado anteriormente. El semivacío se hace llenando el frasco hasta arriba de cualquier comida recién cocinada y muy caliente, se tapa y se pone boca abajo. El calor provoca que aumente la presión sobre la tapa y se hace el vacío, protegiendo los alimentos hasta por varias semanas (TRUCAZO MARIIII). Si lo has hecho bien cuando abras el bote oirás el «pop» característico.
  • FRUTAS Y VERDURAS. En todos los supermercados y establecimientos de alimentación por suerte ya hay una sección de fruta y verdura a granel. Las puedes meter en tus propias bolsas o directamente en el carro de la compra (si tienen piel y hay que pelarlas). Si no tienes bolsas reutilizables ni quieres comprar las que tienen o simplemente no tienen, siempre puedes meter toda la fruta y verdura en una sola bolsa y que te lo pesen por separado en la caja (o si tienes que pesarla tú, vas pegando los tickets en la misma bolsa con todas las cosas que tienes y reduces bastante). Lo mismo ocurre con la fruta y verdura de temporada (es más sostenible y genera menos CO2 a la atmósfera al requerir menos recursos). Te dejo una imagen para que sepas qué temporada es la mejor para cada cosa:
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es frutas_verduras_temporada-1-1024x727.jpg
Una imagen como esta a la vista puede ser muy útil en tus compras

No obstante, te recomiendo encarecidamente alternativas más molonas, como ir a la frutería de tu barrio (con tus bolsicas) o bien buscar si hay algún grupo de consumo cerca de donde vives. Yo pertenezco a uno precioso, el grupo de Consumo Responsable Gazpachuelo, donde buscamos proveedores de proximidad, lo más ecológicos posible y al pedirles directamente a ellos ahorramos en intermediarios.

El logo de nuestro Grupo de Consumo
  • ESPECIAS E INFUSIONES/TÉS. No sé tú, pero yo soy una friki de los aromas. Me vuelven loca. Estuve hace unos años en una tienda de especias de Granada y casi me desmayo al entrar de todo lo que había. No lo puedo evitar, veo una tienda de este tipo y me arrastra. Las especias, al igual que el café o el té o las hierbas para infusiones están desecadas/tostadas y duran mucho tiempo manteniendo su sabor y aroma característico. Por eso merece la pena organizarse, ver qué vas a necesitar y buscar un lugar donde puedas adquirirlas todas de una vez y guardarlas en casa bien envasadas en tus botes, en vez de comprar los típicos de plástico que te venden en cualquier lado. Seguro que si vas al mercado municipal de tu ciudad encuentras puestos de venta a granel de casi todas las especias. Si tomas café en cápsulas existen compatibles y reutilizables que son súper útiles, las puedes rellenar con café de comercio justo y quedas como una señora, oiga….
    En el caso de las infusiones, exactamente igual. Las bolsitas llevan el envoltorio externo, la bolsa con las hierbas, el hilo y el papelito (y algunos la grapa). Si lo compras a granel y te haces con un instrumento o taza para infusionarlo te sentirás la reina del mambo sabiendo que estás haciendo Zero Waste a lo bestia. Te enseño lo que yo tengo para que te hagas una idea.

3) Almacenaje

Si leíste mi post sobre el pedido en la tienda a granel «The Green Place» (si no ya estás tardando), te enseñé cómo guardo los productos que voy comprando. Tengo un surtido de frascos de cristal que aprovecho y ahí voy metiendo todo lo que compro (harinas y cereales, texturizados, frutos secos, etc.) y lo que cocino en semivacío (legumbres, cremas, guisos….) Es una forma barata de aprovechar los frascos de vidrio que tenemos y le sacas mucho partido.

Así guardamos el agua

En casa bebemos agua del grifo, y la guardamos en botellas de cristal reutilizadas. Si por algún motivo el agua de tu ciudad no fuera de buena calidad o tuvieras algún tipo de patología que te impidera beber agua del grifo, siempre hay alternativas como filtros. Este que yo tengo lo compré en Aliexpress y también lo he encontrado en Amazon y no va nada mal. Como soy pobre de solemnidad aún no tengo dinero para un filtro del bueno, pero todo se andará….

Filtro de agua que tenemos en casa

Con respecto a los bricks de leche por ejemplo, si tomas leche vegetal te la puedes hacer tú mismo en casa de forma rápida y sencilla. Yo tengo un par de recetas de leche de avena y de quinoa, pero es bastante sencillo y hay mil tutoriales en youtube de un montón de tipos de leches o licuados vegetales. Si bebes leche de vaca, puedes echarle un vistazo a esto y saber qué hay detrás de cada brick que compras.

También las bolsas de silicona van genial porque son muy resistentes y una gran alternativa a las bolsas de plástico que son de un solo uso. Yo todavía no las he probado porque con mi sistema voy bien, pero no descarto hacerlo algún día. Y estas están genial de precio.

Bolsas de silicona, una buena alternativa

Para los niños

Si tienes niños en casa sabrás la cantidad de residuos que generamos por ellos, los bricks pequeños, los envoltorios para los bocadillos del almuerzo, los envases de yogures o postres, envoltorios de galletas, chuches….una locura, vamos. Para reducir esto, evita en primer lugar comprar bricks pequeños y hazte con una buena botella reutilizable para meter leche, zumos, etc. Si son caseros mucho mejor, más saludable. Hacer galletas o bizcochos en casa tampoco cuesta nada y los niños nos pueden ayudar. De este modo fomentas su participación y el trabajo en equipo, y es una bonita manera de hacer actividades juntos.

Para el cole nosotros tenemos varias botellas para beber que rellenamos a diario, al igual que varias tarteras para guardar el desayuno y ahorrarnos en envoltorios, como papel film o papel aluminio. Como mucho una servilleta de tela, que las hemos recuperado en vez de utilizar tanto papel de cocina y servilletas de usar y tirar. También usamos pajitas reutilizables (las que tengo son de plástico rígido, pero acabo de recibir unas súper bonitas de bambú). Lo metálico es más resistente y dura más, pero yo personalmente prefiero reducir con cosas sencillas y sin hacer mucha inversión, que creo que no es necesario gastar tanto. Seguimos usando plástico pero dejamos de generar tanto más…. Aunque ten en cuenta que algunos plásticos cutres pueden contaminar la comida ¿eh? Mejor asegurarse de que sean libres de tóxicos.

A la hora de guardar comida ya preparada o envases abiertos, estas tapas ajustables de silicona reutilizables que compré aquí me han resultado también súper útiles para guardarlos en la nevera, en el vaso de la batidora, algún postre en un tazón, etc. Y así también te evitas abusar del film o el aluminio. La silicona viene también genial para sustituir el papel del horno, en láminas reutilizables. Además dura bastante. Yo tenía una que compré en Lidl, pero el peque me la hizo trizas, así que a la próxima promoción me volveré a hacer con otra.

Tapas ajustables de silicona

4) Limpieza

Seguro que alguna vez has mirado entre los productos de limpieza y te ha costado encontrar el que necesitabas de tanto bote que tienes ¿me equivoco? Porque yo he sido así, que si el sanytol, que si la lejía, el amoniaco, limpiacristales, limpiador para el suelo, lavavajillas, detergente, suavizante, activador del lavado….son decenas de productos que te dicen que necesitas para limpiar y desinfectar todas y cada una de las superficies de tu casa. Pues no necesitas tanto. De hecho, puedes tener la casa como los chorros del oro con muchos menos productos pero mejor aprovechados. Te cuento lo que yo he estado haciendo en casa.

Para Fregar

Descubrí hace un tiempo una maravilla para utilizar en vez de el típico estropajo. Y son las Luffas. Quizás este nombre no os diga nada, pero si veis la foto que os voy a enseñar seguro que os suena y mucho. Son esponjas vegetales, 100% naturales y biodegradables. Yo utilizo esponjas para el baño y para fregar los platos. Y os puedo asegurar que son súper eficaces. Las pido en esta web que os recomiendo, a un precio bastante bueno y con garantía de origen y tratamiento. Tienen poco mantenimiento y bastante durabilidad. Yo estoy encantada.

Luffa estropajo que voy a estrenar hoy mismo

También he sustituído las típicas bayetas amarillas o azules de toda la vida por toallas o bayetas de microfibra, que van genial, son más resistentes y no se ponen tan feas como las otras. Luego se enjuagan, se dejan secar y como nuevas.

Productos de Limpieza

En las últimas semanas he estado iniciándome en el tema de productos de limpieza ecológicos y sencillos hechos en casa, porque siempre he tenido demasiados productos y ahora estoy en una etapa que me apetece y mucho minimizar cosas, tóxicos y residuos. De hecho mi madre y mi tía se han subido al carro y hace unas semanas se pasaron días haciendo jabón casero y con él todo tipo de limpiadores. Y van bastante bien. Y he descubierto un tutorial súper chulo con varios productos de limpieza para toda la casa con muy pocos ingredientes, naturales y ecológicos.

Yo ya en casa utilizaba el vinagre para limpiar meta o como suavizante en la lavadora. También el bicarbonato para limpiar. Hay muchísimos trucos de limpieza natural y alternativa para toda la casa. De forma sencilla además.

Conclusión

Para acabar te diré que estos cambios en mi vida han sido bastante progresivos, poco a poco. He ido cogiendo ideas de aquí y allá a lo largo del tiempo. Probablemente a medida que siga informándome seguro que hay muchas más cosas que podremos hacer en casa para evitar más residuos. Sobre todo en la cocina, que es de lo que se trataba. En casa reciclamos muchísimo, el aceite de freír, envases, papel, vidrio, pilas… Pero aún creo que seguimos generando mucha basura. Me encantaría poder hacer o adquirir en un futuro una compostadora para ir echando nuestra basura orgánica y fabricar nuestro propio compost. En nuestro cole antes de la pandemia se estuvo haciendo y fue una iniciativa preciosa en la que todos los niños participaban activamente.

Espero que esta información te haya sido útil, y te ruego encarecidamente que si conoces algún truco que no haya dicho me lo escribas en comentarios porque me gustaría mucho que entre toda esta comunidad preciosa nos pudiéramos aconsejar los unos a los otros.

¡Nos leemos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.