#8M #Yoparo ¿Por qué secundo la Huelga Feminista?

#8M #Yoparo ¿Por qué secundo la Huelga Feminista?

#8M #Yoparo ¿Por qué secundo la Huelga Feminista?

Spread the love

Me he propuesto que no pase mucho tiempo entre unos post y otros. Y este, ya que hoy es un día muy especial para mí, me gustaría que fuera una reflexión de un tema que por desgracia nos atañe a todas y todos, y digo todos porque la conciliación de la vida laboral y familiar de las mujeres, la brecha salarial, etc, nos compete a toda la sociedad en conjunto, hayamos tenido o no algún problema de esta índole. Se trata de reivindicar este día, 8 de marzo como merece la causa de las mujeres, secundando el paro feminista.

Me pasa viendo las redes sociales o twitter que me acabo indignando viendo los comentarios de mucha gente en general y de mujeres en particular, que piensan que quienes defendemos el feminismo, y la lucha por la igualdad de derechos somos unas radicales y vamos en contra de la otra mitad de la población que no tiene ovarios. Y nada más lejos de la realidad….somos PERSONAS. Personas preocupadas por la educación que reciben nuestr@s hij@s, por las discriminaciones de género que para nosotr@s son tan naturales, con las que llevamos conviviendo toda la vida y que poco a poco van minando la moral de nuestras hijas e hijos y ambos acaban siendo carne de cañón de los típicos estereotipos niño machote/niña dulce. Sin ir más lejos y por poner un ejemplo tonto, Teo está OBSESIONADO con los dibujos de la Patrulla Canina, “Paw Patrol” (creo que hay una epidemia con esto por desgracia), que marcan muy claramente dichos estereotipos de los que hablo: 5 perritos que tienen de todo en sus coches y sus mochilas y una perrita, rosita y muy mona ella (como todas las que aparecen en esos dibujos) que lo único que hace es volar (que está muy bien eso de volar, pero mientras los demás llevan un montón de cosas en sus mochilas y en sus coches súper equipados, la perrita bonita no lleva nada de nada pero es divina. En fin…) Pongo este ejemplo tonto porque nuestro día a día está lleno de este tipo de cosas, llámese micromachismos o como queráis llamarlos, que nos pasan desapercibidos casi siempre, o si nos percatamos, no le damos demasiada importancia, pero gota a gota se hacen océanos y siempre las mujeres acabamos siendo víctimas de la discriminación de género, tanto por los hombres como por el resto de mujeres que tienen esos conceptos totalmente aceptados. Y esto es duro…

Yo he estado en política más de 10 años de forma activa, y durante ese tiempo he sufrido por parte tanto de mis propios compañeros de partido como del resto de mis “colegas de consistorio” -hombres-, insultos y descalificaciones que nunca en la vida le habrían hecho a otro congénere, pero que conmigo no tuvieron problema. Y esas cosas duelen.

Pero no sólo eso….que levante la mano a la que alguna vez le hayan dicho algún improperio por la calle y no ha sabido dónde meterse, la que por llevar una ropa u otra ha sido el foco de las críticas por parte de tod@s con respecto a sus conductas sexuales, la que un sábado por la noche ha sido acosada por algún chico “demasiado insistente” que no ha tenido en cuenta que el interés era cero patatero, la que a pesar de su currículum no ha sido contratada por su edad por si se quedaba “embarazada”, o ha sido ninguneada en el trabajo, o le han pagado menos por hacer lo mismo que ellos, la que por la presión social de ser mujer y estar siempre divina o no cumplir con los cánones establecidos de la moda del momento ha acabado provocándose el vómito o atrocidades así….Que levante la mano la que ha vuelto sola a su casa de madrugada y ha ido más deprisa de lo habitual “por si acaso”, o que se ha cruzado de acera al ver a cualquier hombre cerca, fuera cual fuera su actitud….

¿Has levantado la mano? ¿Te has visto en alguna de esas situaciones? Si eres de las pocas afortunadas que no, tienes mucha suerte. Pero otras muchas no la tienen, han pasado por eso y por más, han sido agredidas por sus parejas, han muerto muchas a manos de ellos, cada vez más. Y ojo, no hablo de los asesinatos de mujeres a hombres o a sus hijos, que también los hay, pero las estadísticas son aterradoras, y a ellas me remito. Somos nosotras las que más sufrimos, las que morimos en mayor número, las que vivimos con miedo perpetuo a ser juzgadas, violentadas, discriminadas o minusvaloradas.

Por eso de un tiempo a esta parte el termino SORORIDAD se oye tanto, una palabra preciosa que de alguna forma equivale a FRATERNIDAD en su versión femenina (frater, hermano mientras sor es hermana en latín). Esta palabra que fue reconocida por la RAE hace sólo unos meses, el 18 de diciembre de 2018, hace mucho tiempo que se lleva utilizando por diversos colectivos. Y este término lleva implícito valores tan hermosos como la HERMANDAD entre mujeres, la EMPATÍA por las personas, el no juzgarnos (somos nuestros peores verdugos) y la SOLIDARIDAD entre nosotras. Así que es una palabra como mínimo a tener en cuenta en nuestro día a día.

Por estas y muchas más razones este día es tan importante. Como rezan muchas de las pancartas, “Somos el grito de quien ya no tiene voz”. Y es que la sociedad ha de cambiar necesariamente. No vamos en contra de la otra mitad de la población, ni odiamos a los hombres, como muchos colectivos quieren hacer ver. Mujeres y hombres somos igual de responsables del cambio. Hemos de ir en contra de siglos de Historia en los que la mujer ha sido inferior, en contra de un pensamiento determinado que aún se sigue manteniendo en el que somos objetos de la propiedad, que tenemos unos roles determinados por ser mujeres, que por el hecho de quedarnos embarazadas no tenemos los mismos derechos que los hombres, por esa conciencia colectiva que nos valora y nos juzga primero por nuestro aspecto externo.

Esto es el famoso PATRIARCADO. Y nosotras como mujeres, como madres y como principales educadoras de nuestr@s hijos hemos tenido y tenemos gran responsabilidad en ello. Hemos ayudado a que siga a flote durante años, porque las cosas eran así, y ya. Pero por suerte esto está cambiando. Somos más conscientes de lo que representamos y de lo que queremos, de la sociedad que nos gustaría para nuestras hijas e hijos.

Y por eso PARAMOS. Porque si paramos, el mundo para. Y es la única forma de que la sociedad al completo sea consciente de lo importante que es la labor que realiza día a día la mujer. Así que si estás de acuerdo, puedes hacer muchas muchas cosas: puedes hacer huelga en el trabajo, puedes ir a las concentraciones (espero que hoy inundemos las calles), puedes hablarlo con los hombres de tu familia, o simplemente ser consciente de lo mucho que vales como mujer. Por que hoy es nuestro día, no para celebrarlo con memes de rosas y de cariño, sino para reivindicar lo importantes que somos en este mundo. Así que empodérate si no lo has hecho aún y disfruta de este gran día, de las libertades y derechos que tienes como mujer gracias a las grandes y pequeñas feministas que lucharon y hasta dieron su vida por nosotras, por sus hijas, nietas y bisniestas.

FELIZ DIA DE LA MUJER 🙂

Compartir en: Facebooktwitterpinterestby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *