Ha vuelto mi amiga la regla…ains. La mejor solución: la copa menstrual.

Ha vuelto mi amiga la regla…ains. La mejor solución: la copa menstrual.

Ha vuelto mi amiga la regla…ains. La mejor solución: la copa menstrual.

Spread the love

Holaaaa!! Ya estoy de vuelta con un post que tenía muchísimas ganas de escribir desde hace un montón de tiempo: quería hablaros sobre uno de mis grandes y utilísimos descubrimientos que me ha cambiado la vida (o al menos me la ha hecho mucho más facil).

Os cuento que en mi caso, uno de los mayores disgustazos que tuve hace unos meses fue el de despertarme una mañana y “plaf, la mancha”. Sí amigas, mi amiga la roja volvió a mi vida después de 16 meses en los cuales no tuve ni un ápice de preocupación por la maldita regla…Ooooffffla,  se supone que mientras estás dando teta la regla por norma general te viene mucho más tarde (la prolactina de la leche provoca la disminución de las hormonas responsables de la ovulación), y ya tenía yo la esperanza de seguir así por mucho más tiempo, pero no…

Y es que son esos puñeteros días que cada mes nos echan a perder planazos estupendos con el maromo (fijo o de turno), y que provoca que de vez en cuando te despiertes y reniegues hasta de tu santa madre de ver cómo te has puesto la ropa o la cama de sangre (o dicho finamente y parafraseando a Arjona: “De vez en mes te haces artista, pintando un cuadro impresionista, debajo del edredón (…)” Así hasta parece que da gustico y todo que te vengan a visitar los pintores ¿eh? Si no habéis escuchado esta canción merece la pena que lo hagáis, a mí me sorprendió que existiera una canción sobre nuestra menstruación, vaya.

Aquí os la dejo:

Vale, y después de este momentico tan bucólico y dulce, volvamos a la dura realidad: la regla es un coñazo, duele, mancha, huele…ascazo máximo, vamos. Pero dentro de que es inevitable, hay remedios estupendos que nos van a hacer mucho más llevaderos estos días. Y encima y aparte de esto sin tener que estar comprando y llevando encima tampones, compresas, salvaslips, etc. Te ahorras el no tener que preocuparte por estas cosas, y lo que es más importante para mí, le haces un grandísimo favor al medio ambiente. Se trata de la copa menstrual.

Y empiezo por lo primero y lo que considero de vital importancia para vuestra información: una mujer durante su período fértil (desde que tiene su primera menstruación hasta que ésta se le retira con la menopausia), puede llegar a utilizar una media de entre 10.000 y 16.000 tampones y compresas. Si tienes en cuenta que van a necesitar para descomponerse en la naturaleza de 500 a 800 años, te podrás hacer a la idea del asco de planeta que les estamos dejando en herencia a nuestros hijos.

Ilustración de Alexandra Weistrich

Por otro lado, si utilizas regularmente tampones deberías de saber el riesgo que pueden entrañar para tu salud. Los tampones suelen estar hechos de algodón y fibras sintéticas. El algodón al ser un arbusto que se cultiva no está libre de pesticidas durante su ciclo,  y existe la posibilidad de que el producto ya procesado aún tenga ese tipo de elementos que en una mucosa como la vaginal, en donde la absorción de todo tipo de sustancias se produce con tanta facilidad puede entrañar determinados riesgos por acumulación de resíduos. Lo mismo ocurre con los blanqueantes que utilizan para darle a los tampones ese color blanco característico, que también pueden ser absorvidos. Y obviamente el SST (Síndrome del Shock Tóxico) que aunque no es muy frecuente es bastante chungo, y está relacionado con las mucosas que tienen un nivel de absorción mucho mayor que la mayoría.

Yo estaba ya un poco harta de compresas, de olores, de tampones, manchas…y empecé a interesarme por esta cosa rara de la copa menstrual. Para quien no sepa nada de este artefacto (en la foto de arriba) se trata de un cacharrico con forma de copa que es de silicona quirúrgica hipoalergénica (por lo tanto no provoca reacciones alérgicas), que se pliega, se introduce en la vagina y va recogiendo todo el flujo menstrual. Luego lo sacas, lo vacías y lo vuelves a introducir. Y así durante todo el ciclo. La bomba, vamos. Además, si las cuidas bien, te puede durar años y años.

Y bueno, aviso navegantes: dicho de esta manera querida lectora podrás pensar “Eso sí que da asco ¿no?”, “Tiene que costar la vida meterte eso por ahí”, “¿Y luego al vaciar todo eso? Puagg”. Cosas así, que fueron precísamente las que yo me pregunté al principio. Pues vamos por partes.

  • ¿Da asco? Pues si tus propios fluidos te dan asco, mal vamos. Al fín y al cabo sólo es sangre, y si como mínimo llevas una media de 10 o 15 años teniendo la regla, supongo que estarás más que acostumbrada ¿no?
  • ¿Cuesta introducirla? A ver, no te voy a engañar, al principio no es fácil. Cuando yo con 13 años me vi en el baño con el primer tampón lo flipé en colores de pensar que me lo tenía que meter ahí dentro…el espatarre posterior haciendo aspavientos  y posturas varias para que luego me doliera la vida y lo tuviera que sacar al minuto y medio hicieron de ese día uno de los más traumáticos de mi vida. Lo bueno es que ahora te ríes de esas cosas (qué mala es la pubertad leñe). Hay cientos de tutoriales, de páginas explicativas y de formas de doblarla para introducirla. Hay gente que al principio usa algún tipo de lubricante (a mí nunca me ha hecho falta, pero siempre está bien tener opciones). Te dejo una par de fotos para que te hagas una idea

 

He estado buscando algún vídeo en youtube pero casi todo lo que he encontrado son vídeo blogs con los que no llego a identificarme y no me han molado mucho. Me he planteado muchas veces hacer mi propio canal de youtube para intentar explicar mejor las cosas, pero sinceramente, eso de oírme hablar luego con mi acentico manchego y encima tener que quitarme el moño marujil que llevo desde hace casi un año, me da una pereza bárbara, así que tendréis que esperar, pero vamos, que si no pasa nada todo se andará XD. Si os apetece saber más, sólo tenéis que teclear copa menstrual en youtube y os saldrán mogollón de vídeos explicativos,de preguntas y respuestas, de experiencias, con maquetas de los bajos femeninos donde te explican perfectamente cómo se introduce….hay información a porrillo por suerte.

Pues bien,una vez colocada, ella misma se abre y se acopla a tu cuerpo para evitar que haya “escapes”. Y te puedo asegurar que si consigues pasar la etapa inicial (pueden ser dos meses o por ahí como máximo en los que igual notas alguna molestia) y te acostumbras a tu copa, te vas a olvidar que tienes la regla: puedes dormir con ella, hacer deporte, ir a la piscina, todo lo que haces en tu vida normal sin miedo a que el hilillo se vea o a derrames inoportunos.

  • Siguiente pregunta ¿Y luego cuando está llena? Pues para saber si ya se ha llenado, tienes que ir tanteando tu flujo, normalmente se cambia de 4 a 6 horas, pero a veces si no manchas mucho, puedes llevarla más tiempo. Cuando vayas a quitarla sólo tienes que introducir los dedos en la base de la copa y “pellizcarla” para que se rompa el vacío y sacarla fácilmente (esto también tiene su cosa, cuestión de acostumbrarse, como todo). La sacas derecha, viertes la sangre al retrete, la enjuagas un poco en el grifo y “padentro” de nuevo. Si estás en un sitio público donde los baños no tienen lavabo integrado te recomiendan que o bien te lleves una pequeña botella de agua para lavarla o incluso tires la sangre y te la coloques de nuevo sin enjuagarla hasta que llegues a casa. Y ya está. Fácil ¿no?

Lo único a tener en cuenta es que la primera vez y posteriormente antes y después de cada uso hay que esterilizarla hirviéndola en agua. En mucho sitios venden esterilizadores de silicona que se llenan de agua, se mete la copa, lo programas en el microondas 5 minutos y lista. Una maravilla, vamos.

 

Yo os cuento que me pedí la copa hace unos años ya, de la marca Fleurcup, y a pesar de haber dado a luz no he tenido que cambiarla porque tuve cesárea (recomiendan que cambies a un tamaño mayor si has tenido parto vaginal). Y la verdad, estoy encantada con ella. A pesar de ello no es una marca que recomiende para que la compréis, porque cuando yo lo hice no tenía constancia de ciertas cosas importantes y es el TESTADO DE PRODUCTOS EN ANIMALES. Desde 2013 está  prohibido en la U.E. testar productos cosméticos en animales, sin embargo no todos llevan el símbolo de que no lo hacen. El hecho de que te intereses por esto, que revises las etiquetas o que busques productos que sean más sostenibles te hacer ser más consciente de que tú sólo estás en este mundo de paso, y que el impacto que deberías producir debería de ser el menor posible, porque tus hijos, tus nietos y los hijos y nietos del resto del mundo se merecen ver el mundo como mínimo tal y como tú lo estas viendo ahora. Si todos provocamos el menor impacto posible podríamos incluso mejorarlo. Tenlo en cuenta 😉

Las marcas que tienen copas veganas son estas: FEMMECUP (inscrita en la Vegan Society), MOONCUP (También inscrita desde el año 2004), y según el artículo donde he sacado la info también hay dos marcas más, MELUNA y RUBICUP, que según dicen simpatizan con el veganismo pero no constan en la Vegan Society. Cada día hay más establecimientos que las tienen y donde te pueden informar largo y tendido sobre cómo usarlas. Si no las encontraras in situ, siempre te queda comprar por internet, que también es una buena opción.

¿Y tú? ¿La usas ya? ¿No? ¿Te ha picado la curiosidad por estos aparaticos tan útiles? Espero tus comentarios 🙂

¡¡Abrazos!!

 

Compartir en: Facebooktwitterpinterestby feather

4 thoughts on “Ha vuelto mi amiga la regla…ains. La mejor solución: la copa menstrual.

  1. Carmela

    Hola! pues me he decidido a probarla, ya te contaré…
    Lo que me he dado cuenta, es que existía hace mucho, me informé un poquito hace tiempo pero como que no me apetecía, no se, y sobretodo la enorme mayoría de chicas que tengo alrededor no saben de su existencia!! Cuando la pruebe, supongo que la publicitaré…

    1. alubenia Post author

      ¡Hola Carmela! A mí también me sorprendió mucho la verdad, se ve que lleva la tira de tiempo usándose. Yo la conocí hace relativamente muy poco tiempo, pero estoy encantada. Si vas a empezar a usarla ten un poco de paciencia hasta que le pilles el truco. Y verás como luego no quieres utilizar otra cosa…es comodísima!! Un saludo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *