¡Teo ha cumplido un año! :)

¡Teo ha cumplido un año! :)

¡Teo ha cumplido un año! :)

Hola a tod@s

Tenía muchísimas ganas de escribir este post, y aún así me he retrasado un montón para variar porque he pasado unos días negros y peludos con el pequeñajo  y no quería que este post se convirtiera en otra retahíla de quejas por lo dura que es la maternidad (sobre todo porque mi madre ha sido muy clara a este respecto y siempre me está diciendo que deje de quejarme por todo y ponga algo bonito….Así que esta vez intentaré portarme…va por tí madre)

Supongo que todos los que sois padres habréis pensando mil veces lo rápido que pasa el tiempo y lo tremendamente deprisa que crecen los niños. Esta etapa está llena de topicazos en plan “disfrútalos ahora, que cuando te des cuenta ya se te han hecho mayores”, “aprovecha para achucharlos ahora que luego no se dejan”, “ahora viene lo peor” (esta frase me la han dicho en todas la etapas del bebé, desde que nació, pasando por los dientes, el gateo, los andares…todas). Y bueno, creo que nadie se equivoca a la larga con estas cosas.

Puedo recordar la panza de embarazada perfectamente, las patadas que me daba, el parto, las primeras semanas, lo duro que fue la teta al principio, las decenas de regalos, la primera sonrisa, la primera vez que estuvo enfermo…todo como si fuera ayer. Es realmente increíble que ya haya pasado un año. Y todavía me sigue resultando extraño al mirarlo que él saliera de mí, que yo sea su madre. Realmente yo no he cambiado para nada (si no tenemos en cuenta el tremendo instinto de protección que tengo con él). Y aunque si bien es cierto que desde que Teo nació he tenido todo este tipo de sensaciones tan variopintas, éstas han ido diversificándose a través de los meses hasta convertirse en un amor absoluto, puro e incondicional por este pequeñajo que me tiene sorbido el seso, que cada día hace más cositas, interacciona más con nosotros, se ríe un montón y se vuelve loco con todo lo que tiene ruedas, cuando ve agua y al ver a sus abuelos, a su “titi” o a su prima Vera.

Mi nene se ha convertido en un niño increíblemente dinámico, cariñoso y risueño. Ha sido precoz en casi todo desde que nació, le salió el primer diente a los 4 meses, empezó a comer trozos  de fruta a los cinco meses y medio y anda solo desde los diez. Tiene una curiosidad pasmosa por todo…y no para quieto un segundo. Toda la vida a dieta y va a ser un mico de 70 cmts el que me haga perder peso, corriendo todo el día detrás de él XD.

Nadie dijo que la maternidad fuera fácil, pero ¿qué lo es realmente? A veces pienso que las personas cuando se convierten en padres se encuentran muy solos ante tal situación de responsabilidad, y tienen dos opciones: o repetir los mismos patrones que siguieron sus padres con ellos, o iniciar unos nuevos. Y en general, cuando optamos por el segundo camino nos convertimos en padres autodidactas, nos vamos haciendo a nosotros mismos a medida que vamos superando baches en el camino de la crianza. Al menos yo me siento muy desalentada en cuanto a las decisiones que a veces tomo, pero por suerte, hoy por hoy contamos con una cantidad tan grande de información que podemos refrendar nuestro criterio con conocimiento de causa, no como antes, que todo era “como te decía tu madre o tu abuela, que había criado a seis y bien sanos”, o “como se ha hecho toda la santa vida”. Y amparándonos en esos dogmas se han hecho verdaderas burradas, como dejar llorar a los niños durante horas por las noches hasta que se dormían exhaustos y llenos de miedo y estrés, o tenerlos en los parques todo el día para que “no pusieran mucho en medio”.

Cuando un ser tan indefenso es totalmente dependiente de tí, de vosotros, hay que ser plenamente consciente de que tu vida y tus necesidades van a pasar por un tiempo a segundo plano en pos de las suyas. Y esto de vez en cuando puede llegar a superarte. A mí me ocurre a menudo. Pero pasa, siempre se pasa por suerte. Y cada etapa tiene sus momentos de disfrutar de tu tiempo de otro modo. En mi opinión tener un hijo te hace ser muy consciente de tu vida y de esos momentos de los que te hablo, que de repente se convierten en pequeños regalos que te brinda la vida (salir a comer algún día, ir a bailar, escaparte de compras, o ver un capítulo de una serie o una buena peli cuando tu bebé se duerme por fín)

Yo en mi corta experiencia he llegado a la conclusión de que lo mejor para poder sobrellevar los momentos más espinosos en lo que a bebés folloneros se trata es básicamente, TRABAJARTE LA PACIENCIA. Sí señores, esa cualidad que tenemos escondida en lo más profundo de nuestro ser…en mi caso más que escondida, sepultada en lo más hondo. Nunca la he tenido, ni siquiera para hacer cola en los baños de las mujeres (entro en el de hombres donde nunca hay casi nadie). Ahora sin embargo, me puedo pasar horas en la cama con Teo, intentando dormirlo, jugando con él, o incluso comprando porque adora ir andando y empujando el carrito de la compra, con lo que podemos tardar una eternidad para comprar cuatro tonterías, pero ¿y lo que disfruta? Eso sí que  no tiene precio…

Cuando llora o se enfada, o se pone a jugar con la comida que tan afanósamente le has preparado, y la tira tan alegremente, o cuando me pone tooodo por enmedio sin pestañear, a mí se me llevan los demonios. Literalmente. Y me tengo que acordar de que chillando no soluciono nada, ni riñendole. Sólo me queda respirar hondo, calmarme lo que pueda e intentar calmarlo a él. La gran mayoría de las veces funciona. Y si no es así, con toda probabilidad es que le estás transmitiendo tu nerviosismo y por eso no termina de calmarse. Esto en la teoría parece muy sencillo,pero luego llevarlo a la práctica ya es mucho más complicado, sobre todo si llevas unas cuantas noches sin pegar ojo…

Cuando ya por fín superas esa fase, quizás también te hayas dado cuenta con admiración (y con terror también, por qué no decirlo) que ellos son como esponjas, y que su referente eres tú y su círculo más cercano (padres, abuelos, tíos). Y que todo, absolutamente todo lo hacen por imitación, como comer, imitar tus gestos, los sonidos o las palabras que dices…todo. Esto conlleva que si estás todo el día móvil en mano, tu hijo tendrá la misma obsesión que tú, al igual que si comes muchas gorrinerías, ellos querrán comer lo mismo. o si sueltas muchos tacos, o gritas demasiado, acabarán hablando como tú. A mí no me apetece que mi hijo coja mis vicios, que no son pocos, así que ando intentando corregir algunos: intento comer más sano, coger el móvil menos en su presencia y ser menos “verdulera” (hablo fatal, realmente). Gracias a Teo intento ser mejor persona. No siempre lo consigo, pero el mero hecho de intentarlo ya me hace sentirme agradecida hacia él. Y hasta eso me hace felíz, me compensa con creces el no dormir a veces, el ir de culo a todos lados, el tener la casa como si me fuera a mudar a toda hora… creo que es algo muy bonito 🙂

Primer cumple en Murcia

Segundo con mis primetes

Este año por circunstancias no hemos podido hacer un cumpleaños como a mí me hubiera gustado hacer (aunque nos hemos reunido con toda la familia y eso y además, varias veces). Pero quería celebrarlo y he hecho un sorteo de un collar de lactancia para quienes me siguen en Instagram y en Facebook, y estoy preparando otra cosita chula de la que ya os enteraréis más adelante. Como Teo es todavía muy pequeño no ha sido  muy consciente de todo, así que este año lo dejaremos pasar y el que viene ya organizamos la juerga padre 😛

Os cuento que para la comida familiar preparé una carrot cake vegana, que es súper socorrida porque además de estar riquísima es súper sana y tiene de gordi lo justo. Es del blog de “Boquita Vegana“, que me gusta un montón y que os recomiendo fervientemente, y luego la decoramos con nata montada de soja coloreada en verde, y estaba espectacular (como muestra la foto)

¿Y vosotros? ¿Cómo habéis vivido este período? Espero que de una forma similar a la mía, o no…y me lo contéis 😉

¡¡Abrazos, nos leemos pronto!!

🙂

 

 

Compartir en: Facebooktwitterpinterestby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *