Superando el espinoso Puerperio…¡Sí se puede!

Superando el espinoso Puerperio…¡Sí se puede!

¡¡Hola a tod@s!! En primer lugar, MIL GRACIAS por leerme, me alegro mucho que os interese lo que escribo. Lo que empezó siendo un pequeño pasatiempo para ocupar el tiempo que estuve en reposo los primeros meses de embarazo, se ha convertido en una parte importante de mi vida, la cual tengo que compatibilizar con el bebechu y con mi vida anterior (a veces esto se debe asemejar a hacer malabares), pero ahí sigo, queriendo plasmar todo lo que he sentido, y todo lo que he aprendido durante este tiempo…”y lo que te rondaré, morena”, que esto es como escribir un libro abierto donde cada día ocurren cosas nuevas, buenas, malas, pero siempre apasionantes, la verdad. y de las que siempre puede una aprender algo constructivo.

Bueno, pues hoy quería comentaros algo que tal os resulte interesante para quienes estéis embarazad@s o en las primeras semanas de haber dado a luz, como yo. Se trata del Puerperio o Cuarentena. Según la Real Academia de la Lengua, es “el período que transcurre desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado ordinario anterior a la gestación”. Este periodo se suele establecer desde el momento del parto hasta los 40 días o unas 6 semanas, pero puede alargarse más” (y bueno, os puedo asegurar que si tal vez mi aparato reproductor esta igual que antes de quedarme embarazada, debo decir que mi cuerpo, una vez superado este periodo, no ha vuelto para nada “al estado ordinario anterior a la gestación”, tal vez necesite tres o cuatro cuarentenas XD)

Y es que desde que empezaron los cambios debidos al embarazo tanto física como psicológicamente, ha habido un montón de momentos buenos y sobre todo malos, en los que he sufrido la continua incertidumbre de pensar si lo que me estaba pasando era o no normal. Básicamente porque todo es nuevo, los bajones y subidones de ánimo, los dolores, las sensaciones. Y en el momento de dar a luz, y después de parir, todo es tremendamente abrupto, raro, distinto. Y no te queda otra que adaptarte a los nuevos cambios. Por eso yo tengo la fundada opinión de que lo mejor para afrontar todo esto es TENER LA MÁXIMA INFORMACIÓN POSIBLE DE TODO EL PROCESO, de lo bueno y sobre todo, de lo malo. Así si te pasa algo, ya puedes saber de antemano que era algo que podría sucederte, y que está dentro de la normalidad, con lo que te será mucho más llevadero (y además te evitarás la terrible sensación de entrar en pánico, que a estas alturas, cuanto menos, mejor, te lo dice una mujer histérica que sabe de lo que habla…).

En primer lugar quiero dejar claro que a pesar de todo, tener un hijo es la experiencia más maravillosa que he tenido en la vida hasta ahora, en todo los sentidos. Si bien es cierto que necesitamos un “proceso de adaptación” a la nueva situación (que no es sencillo), contando con saber las cosas a medida que te ocurren y por qué, y teniendo el apoyo, o bien de tu pareja, o bien de tu entorno familiar, te aseguro que será mucho más llevadero y en cuanto te des cuenta el día a día con tu pequeño será algo maravilloso 🙂

Dicho lo cual, os cuento todo lo que a mí personalmente me resultó más útil durante mi proceso del puerperio:

EL PUERPERIO, O CÓMO DE REPENTE TIENES UN BEBÉ EN BRAZOS, LAS TETAS COMO MELONES, LA BARRIGA COLGANDERA Y TE DUELEN SITIOS QUE PENSABAS QUE NO EXISTÍAN :S

Pues sí amigas…nos pensábamos que esto era como en las pelis, que cuando nos pusieran a nuestro querido bebé en brazos ya se terminaba todo…¡y no ha hecho más que empezar!

Pues el Puerperio se divide en tres etapas:

El Puerperio Inmediato (las 24 horas siguientes a dar a luz que incluye el Postparto del que también es importante hablar), el Precoz (del segundo al décimo día aprox.) y el Tardío (del día 11 al 40 más o menos). También podría haber otro puerperio más alejado, hasta que el cuerpo volviera más o menos a la normalidad.

 

ANTES DEL PUERPERIO PROPIAMENTE DICHO…FASE DE POSTPARTO (2 primeras horas)

Esta fase se incluye dentro del periodo puerperal primero o inmediato, pero por su importancia quería ponerlo como un apartado más: Una vez expulsada la placenta al dar a luz, automáticamente el útero se retrae y empieza a recuperar su forma más o menos original. Por eso es importante que ayudes a tu cuerpo realizando un MASAJE EN EL VIENTRE, teniendo en cuenta el vaciar antes la vejiga (que lo mismo ni te enteras, empiezas a masajear y te lo haces encima…). Si has pasado por cesárea como fue mi caso, no va a haber Dios que te toque ahí por lo pronto, así que paciencia, tardará más en contraerse, pero se contraerá, tranquila.

Otro tema interesante son los LOQUIOS, que son los restos sanguinolentos de la placenta y restos de mucosas del útero que se van expulsando a medida que este se contrae, puede durar de unos 12 días hasta el mes (aproximádamente), que será cuando ya el útero esté recuperado totalmente. Por eso te recomiendan en el Hospital que uses unas compresas horrorosísimas de algodón con una especie de venda tejida alrededor, como estas, que te dan allí:

compresa-tocologica-celulosa-bl20-uds

Y no es que estén recortando gastos y por eso no te dan una compresica decente, no. Son esas las que tienes que utilizar, 100% algodón y nada de plástico, que te tiene que traspirar todo aquello. Así que es mejor que a la hora de ir al hospital lo tengas en cuenta, y o bien te lleves bragas desechables, o cojas unas que no te estimes mucho…porque se te van a poner bonicas del todo, vaya…Normalmente los loquios suelen ser sanguinolentos los primeros días (hasta el 3º), luego del 4º al 7º día tienen un aspecto rosado y luego se vuelven blanquecinos e incluso huelen mal (y ya sabemos que esto es orientativo totalmente,  se puede llegar a manchar hasta 35-40 días como fue mi caso, así que ya sabes) Lo único que tienes que valorar es que NO TENGAS FIEBRE. Después de estos días, y si no se establece la LACTANCIA MATERNA EXCLUSIVA (LME), o sea, la teta de toda la vida, tal vez se te restablezca la REGLA. Si das teta, por norma general aún podrías estar unos meses relativamente tranquila  (que no relajarte, que el hecho de no tenerla NO IMPLICA QUE NO PUEDAS PREÑARTE ¿EIN?). De todos modos, el dar el pecho no es garantía de que no tengas la regla mientra te dure la lactancia, puede que te de igualmente, aunque ya te digo, según la información de mi matrona, suele retrasarse más tiempo.

 

1) PUERPERIO INMEDIATO (primeras 24 horas)

En las 24 horas siguientes al parto te pueden pasar varias cositas de las divertidas, a saber:

-ESCALOFRÍOS (es algo normal, propios de los cambios internos en tu cuerpo), al igual que un AUMENTO DE LA TEMPERATURA (hasta 38ºC es normal)

-ENTUERTOS. Esto son contracciones uterinas parecidas, e incluso a veces mayores a las del parto (sobre todo en multíparas, o sea, a partir del segundo churrumbel). Si eres primeriza lo más normal es que ni las notes. En mi caso que soy la pera limonera, las tuve a pesar de ser el primero. Y con la lactancia, cuando amamantas las primeras veces se acentúan. Lo bueno es que duran poquito, así que si te dan, el mismo consejo…respira y paciencia. Sólo es dolor  y se pasa 🙂

-ESTREÑIMIENTO. Es probable que todo este proceso te estriña. Y si encimas tienes en cuenta que en algunos casos te tienen que practicar la episiotomía y llevas los puntos en esa zona tan sensible y vas a hacer lo imposible por evitar el momento de ir al baño, pues “para qué las prisas”, nunca mejor dicho. Esto es algo normal, pero OJO, si pasan más de 4 DIAS SIN EVACUAR, deberías tomar precauciones para evitar el riesgo de padecer HEMORROIDES, que eso sí que es chungazo. Así que come alimentos ricos en FIBRA, y respira hondo cuando vayas al baño. Y si tuvieras la mala pata de padecerlas, lo más indicado son los BAÑOS DE AGUA TEMPLADA Y POMADA EN LA ZONA AFECTADA.

Durante este periodo también son importantes varias cosas, como ORINAR frecuentemente durante esas primeras 24 horas, comenzar con una DIETA PROGRESIVA (aunque te comerías a la enfermera si pudieras) y en cuanto puedas deberías empezar a ANDAR (En parto normal, a partir de las 2 horas, si te han puesto epidural a las 6 horas y si te han practicado cesárea a partir de las 24 horas) y hazlo SIEMPRE ACOMPAÑADA, para evitar mareos o desmayos yendo sola.

También debes vigilar síntomas extraños como DOLOR, ROJEZ EN LAS PIERNAS, ACUMULACIÓN DE LÍQUIDOS, MAREOS, DEBILIDAD EXCESIVA, etc. Como lo más probable es que todavía permanezcas en el hospital en esas 24 horas, comunícale al personal del Hospital cualquier cosa fuera de lo normal.

 

2) PUERPERIO PRECOZ (Días 2-10) 

Bueno, pues cuando lo gordo ha pasado ya, viene lo bueno: durante este periodo es cuando se establece la LACTANCIA (si es que piensas darle el pecho a tu bebé). Lo mejor si es así es que desde el primer momento en el que te entreguen a tu peque te lo coloques al pecho aunque todavía no te haya dado la subida, en primer lugar porque le das el CALOSTRO, que le nutre y le alimenta hasta que tengas leche, y en segundo, porque la SUCCIÓN es el mejor estímulo, cuanto más succione, antes te saldrá leche. Ya te contaré más cositas sobre la lactancia en un próximo post ( que si no este se me hace eterno XD). Y debo decirte que cuando ves el cerco que deja la leche en tu ropa cuando te da la subida, es una sensación única e irrepetible: tú y sólo tú eres capaz de alimentar a tu hijo, es súper emocionante ^^

Otra cosa a tener en cuenta: PUNTOS DE SUTURA: tanto si te han hecho cesárea como si llevas episiotomía, debes de cuidar mucho la higiene los primeros días, las zonas íntimas deben permanecer muy limpias y secas, al igual que la herida del vientre. Tampoco podrás hacer mucho la cabra, pero si pudieras, te recomiendo evitarlo, porque si llevas puntos durante estos días se te irán cayendo solos, y si alguno se suelta no lo vuelven a coser, así que ojito…

La alimentación dirigida a la LME requiere unas 500 calorías adicionales, así como un aumento en alimentos ricos en Calcio y Hierro (te recomiendo que sean de origen vegetal mejor), y una mayor ingesta de líquidos (que cuando empieces a dar el pecho verás como te da una sed que parece que vayas haciendo la peregrinación por el Sáhara). En mi caso aparte de sed, tengo un hambre de mil demonios, pero bueno…ya lo iré controlado, un día de estos 😛

Durante estos días es mejor NO pasar MUCHO TIEMPO DE PIE, EVITAR LA ROPA AJUSTADA, y DESCANSAR CON LAS PIERNAS EN ALTO. Tampoco están indicados los SUJETADORES DE ARO (mejor uno que tenga buena compresión), y EXTREMAR EL CUIDADO DEL CABELLO, porque a partir de ahora se te podrá empezar a caer en cualquier momento, debido al intenso cambio hormonal que está sufriendo tu cuerpo.

Ahora, lo más importante a este respecto en mi opinión es lo relativo al tema PSICOLÓGICO: Os van a dar el alta y hay que volver a casa siendo uno más, y eso no es fácil de procesar, por mucho que te hayas hecho a la idea. Encima, durante estos días, debido a la fiesta de hormonas que llevamos y sumado al estrés propio de la situación, es cuando más se acentúan sentimientos como TRISTEZA, CANSANCIO, IRRITABILIDAD, LLANTO, etc. (en partos primerizos pueden comenzar a darse a partir de las 10-18 horas). Lo que se conoce como DEPRESIÓN POSTPARTO cuando no puedes controlar la situación (en España el porcentaje varía entre un 10 y un 15%). Es bueno informarse sobre estas cosas para saber hasta qué punto es una situación normal o patológica (si piensas que la estás sufriendo, consulta con tu médico para que te diagnostique). Así que, sea lo que sea, en este momento la palabra mágica es AYUDA, sobre todo familiar y de tu pareja (si las tienes): para que te limpien, te cocinen, te laven la ropa (no vale que te sujeten al bebé para que tú lo hagas, tu lugar es estar junto a tu hijo o hija porque ahora mismo es súper demandante y necesita que estés cerca de él el máximo tiempo posible). Si a esto sumamos que absolutamente toooodo el mundo va a darte opiniones sobre lo que debes o no hacer, o lo que está bien o no, esto se puede convertir en un infierno donde tú eres el epicentro, lleno de dudas, miedos e indecisiones.

Te dejo algunos consejos para intentar volver a la normalidad lo antes posible:

  • Descansar cuando el bebé duerme. Esto es una realidad como un templo. No siempre se puede, pero se debe intentar. Si estás con el pecho, ahora las tomas son eternas y acabas agotada y con dolores en todos lados, así que da lo mismo la hora que sea, aprovecha que el peque duerme para hacerlo tú también, al menos las primeras semanas.
  • Llevar una alimentación lo más sana posibleTampoco esto es sencillo, será importante una mayor organización en la casa, y por supuesto toda la ayuda de la que puedas disponer
  • Pedir ayuda para mantener el orden y la limpieza del hogar. Porque tú no puedes, y ya puede caérsete la casa encima, que lo primero es lo primero. Ya recogerás cuando te encuentres mejor.
  • Controlar las visitas. Esto dependerá única y exclusívamente de vosotros, los papis. Tanto si os apetece recibir visitas como si no, sois los que tenéis que dejar bien claro a todos vuestra opinión. Hay gente que lleva bien recibir a las visitas, pero en general, y dependiendo de cómo te encuentres, se te puede hacer cuesta arriba recibir a toda la gente que está deseando conocer al bebé e interesarte por tí. Es normal. Y también lo es que “tú no tengas el chichi pa farolillos”. Así que hazlo saber, ellos lo comprenderán perfectamente. 
  • Agradece todas las opiniones y consejos que te den, pero no te dejes influenciar en exceso. Como ya te he dicho, vas a tener momentos de debilidad tanto física como mental. Y esto va a coincidir con que absolutamente todo el mundo que te vea te va a decir lo que es mejor para tí y tu bebé: que si ponlo boca arriba o de lado, que no lo cojas demasiado que se acostumbra, que si llora no lo cojas enseguida, que no duerma contigo que lo vas a asfixiar, que si dale la teta así o asá y cada tres horas… Demasiada información, te lo puedo asegurar. Te aconsejo que atiendas, sonrías, les digas que sí a todo…y sigas tu instinto de madre 🙂
  • Tener Pensamientos Positivos. Vas a tener días de todos, buenos, malos, agotadores…habrá momentos en que te apetezca renegar del mundo y llorar como una loca porque te sientes como una teta con piernas que apenas se puede mantener en pie del sueño que tienes. Es normal. Habrá momentos en que mandarías a tu pareja, a tu madre o a ambos a Uzbekistán. También es normal. Te mirarás al espejo y te verás ojerosa, demacrada  y con un tripón que no sabes por qué cojines sigue ahí después de tantos días. No te preocupes, forma parte del proceso. Permítete gritar o llorar, pero no te hundas, sólo son momentos. Y tú puedes con todo, porque al final tu bebé lo compensará todo, ya verás.

 

3) PUERPERIO TARDÍO (Días 11 al 40)

Bueno, básicamente puedes aplicar casi todo del puerperio precoz al tardío, porque los síntomas psicológicos seguirán estando, la necesidad de que te echen una mano también y se supone que a estas alturas la lactancia materna si la hubiera ya debería estar establecida.

A partir del día 10-12 debes de pedir cita con tu matrona para que examine si tienes heridas y cómo están, y si necesitas analítica o citología. También puedes aprovechar la visita para preguntarle sobre los ejercicios de rehabilitación de suelo pélvico para fortalecer la musculatura pubococcigea, o de Kegel, que te ayudarán en este periodo de “abstinencia forzada” (ya que durante este período de cuarentena no debes mantener relaciones sexuales con penetración) a poner todo en su sitio, o al menos lo que se pueda…

También te ayudará andar unos 15 o 20 minutos al día. Y si sientes dolores tal vez necesites una FAJA SACROILIACA (pregunta a tu matrona)

Y una vez superado este periodo de aproximadamente unas 6 semanas (será como una liberación aunque parezca una tontería) ya podrás empezar a hacer ejercicios o gimnasia postparto de forma progresiva, retomar tu vida sexual ( con la precaución que te comenté antes, puedes quedarte embarazada a pesar de no tener la regla) y poco más (realmente pienso que esto es más mental que otra cosa). También creo que es importante que sepas que se recomienda no volver a quedar embarazada en los próximos 2 años si has sufrido una cesárea.

En mi caso personal, con la cesárea apenas pude moverme en dos semanas, estuve durmiendo en el sofá de casa de mis padres porque me era imposible incorporarme para darle el pecho a Teo, y eso me costó bastantes lágrimas, la verdad. Como las tomas eran tan largas y me dolía la cicatriz, mi madre se levantaba a las 5 ó las 6 de la mañana para coger al niño en brazos y que yo descansara, y abría los ojos dos horas después y los encontraba a los dos justo en la misma posición en que los había dejado. Y creo que no me quité el pijama prácticamente en todo ese tiempo (sólo para ducharme, y deprisica). Sí es cierto que ver a tu bebé durmiendo plácidamente entre tus brazos es increíble, pero aún así, cuesta lo suyo. Empiezas a pensar en afirmaciones típicas como “ahora comprendo y valoro más a mi madre”, y aprendes a agradecer de corazón cada pequeño gesto de tu entorno encaminado a hacernos la vida un poco más fácil en estos momentos. Yo sólo puedo expresar GRATITUD, por todo, por cada consejo, por cada detalle y muestra de apoyo, por cada una de las visitas que han venido a verme en estos días, por sus regalos. Y sobre todo a mis padres porque sin ellos nunca, nunca podría haber superado esta fase tan bella, pero tan complicada.

IMG_20160223_134658

Espero no haberos cansado demasiado con tanto rollo. Como os he dicho, soy de la opinión de que cuanto más sepas de todo este proceso, mucho mejor lo acabarás llevando. Te podrás equivocar, como todo el mundo, pero si lo haces con conocimiento de causa siempre será porque tú así lo has decidido, no porque alguien te aconsejó hacerlo así y tú le hiciste caso porque no sabías como era la cosa. Yo he obtenido toda esta información en las diferentes charlas de preparación al parto a las que he asistido tanto en el Centro de salud de Almansa como en de La Flota, en Murcia. Y me ha venido genial conocer todo esto, porque he estado buscando en internet sobre el Puerperio y apenas he encontrado información sobre este tema tan intenso e importante para nosotras. Por eso quería compartirla con todo el mundo, porque tal vez te sea útil llegado el caso, como me pasó a mí. Espero que os sirva de algo, y si considerais que me he dejado alguna cosa importante, o hay algún error, os agradecería enormemente que me lo hiciérais saber.

¡¡Abrazos!!

Compartir en: Facebooktwitterpinterestby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *