It´s the final Countdown (ninoninoooo)

It´s the final Countdown (ninoninoooo)

Ooootra vez un puñado de días sin escribir nada…estoy de cambios en casa, de reformas de última hora. Lo cierto es que en mi familia somos bastante poco de planificar. Además, yo siempre he pensado que para tener un bebé no es necesario tener montada una habitación especial para él (que no usará hasta ni se sabe), o decenas de complementos  que usarás unos días hasta que te canses y empiecen a criar polvo, por poner algún ejemplo.

Yo he convivido con saharauis aquí y en en desierto, y realmente, viendo cómo se crian allí los niños, llegas a la conclusión que lo único que los bebés necesitan es a su madre. Nada más. El calor de la madre, la leche materna que los alimenta y luego su entorno más cercano que los quiere y le dan amor del bueno 🙂 Y poco más…

Pues bien, he tenido que claudicar en parte con todo esto, porque tenía tantas cositas de mi sobrina, regalos preciosos que me han hecho y caprichos que he ido comprando, que al menos necesitaba un armario para guardarlo todo (que hasta hace nada lo tenía todo repartido entre mi casa, casa de mi madre, mi hermana…un poco caótico, la verdad) Además, mi casa es un frigorífico y también he tenido que abusar de padre mañoso para que me haga algunos arreglos y paliar de alguna forma que mi churrumbel se despertara cianótico-azulado de frío cualquier mañana de este invierno que ha entrado tarde, pero con bastante fuerza. Al final todo va despacio, pero va yendo…y mi casita por fín se va convirtiendo en un hogar un poco más cálido para mi niño y para mí.

IMG-20151216-WA0037IMG-20160108-WA0016

 

Y es que mañana ya hago las 37 semanas de gestación. Y si bien es cierto que aún me faltan 3 para cumplir las 40…no sé, mi cuerpo está cambiando. Mucho, lo siento dentro, desde hace unos días, me cuesta aún más andar, hoy me han dicho mis chicas del Club de Lectura que mi barriga se me ha bajado un montón, cosa que también llevo apreciando unos días porque me voy rozando con casi todo (y yo que pensaba que ya tenía hecha la medida de la panza). Hoy me he sentido más cansada que de costumbre, he echado una siesta de las gorrineras a deshora y he sido incapaz de levantarme hasta ¡¡dos horas después!! Eso para mi genio es bastante preocupante, la verdad…

A pesar de todo ello, el domingo pasado mis amigos María José y Pablo, de Aroca Producciones me grabaron un vídeo que estoy ya deseando de ver con mi madre pintándome un árbol precioso sobre mi barriga. Aún me apetece sacarle partido a mi cuerpo redondito con fotos, vídeos del peque moviéndose dentro de mí (todavía no he podido grabar a este malandrín dando pataditas, creo que tiene miedo escénico :P) Espero que me de tiempo a todo lo que aún me falta por hacer, porque quiero sacarle todo el partido posible a esta situación tan fuera de lo normal para mí…Y es que al final sí que voy a tener que reconocer que voy a echar de menos la barrigota dentro de unos meses…

IMG_20160117_134827

Así que, aunque sé que me quedan muchas cosas todavía pendientes, tengo la ligera sensación que mi Teíto no va a esperar tanto para salir por fín, pero nunca se sabe…Por si acaso necesitaba escribir estas líneas. Todavía me quedan muchas visitas pendientes: a la matrona, al anestesista, monitores, ni siquiera tengo el plan de parto estructurado…pero aún así sigo pensando que me queda poco tiempo para contemplar a mi bebé. Y es algo que me supone un shock tan grande, del que nunca había terminado de ser consciente, que en estos momentos tengo tal amalgama de sentimientos tan diversos que me cuesta realmente poder definir cómo me siento…

Me vienen a la cabeza imágenes diversas de mi vida…me estoy viendo con 19 años en mi habitación,cuando estaba en la Universidad en Murcia, llevando un pijama de algodón de rayas que me encantaba y colocándome un cojín en la barriga para ver cómo sería mi aspecto cuando estuviera embarazada…y de eso hace ya otros 19 añacos…uffff. Y sin embargo, creo que he sentido una sensación bastante parecida durante estos últimos meses acariciandome el incipiente barrigón que me ha ido creciendo, igual que cuando frotaba suavemente entre mis manos aquel cojín escondido, como un anhelo casi infantil de aquella época… O también en determinados momentos de mi vida, por los que seguro much@s de vosotr@s habréis pasado, y esos han sido los “pequeños sustos” por esos retrasos de la regla fruto de noches locas, o simplemente debidos a un caracter obsesivo (como es el mío). Es ahí, cuando te planteas que toda tu vida puede cambiar en un momento y que nunca volverá a ser la misma…luego te da la regla, suspirais tú y tu pareja aliviadísimos, y bueno…es algo que se acaba olvidando. Pero las sensaciones permanecen, se quedan enquistadas en tu ser y se despiertan en los momentos más insospechados, como cuando de repente hueles un perfume, o cualquier olor humeante que sale de la cocina, o tocas algo de repente, y te retrotrae a alguien de tu pasado, o a alguna situación que recuerdas gracias a ello y que había permanecido enterrada en el olvido.

Y ahora es cuando soy realmente consciente de que esto muy pronto va a convertirse en una realidad…que de mi cuerpo va a salir un ser vivo, dependiente de mí, con el cual he estado soñando la mitad de mi vida, y por el que me he pasado los últimos meses cuidando de que creciera bien, sanote, intentando estar serena para que no sufriera mis habituales altibajos emocionales y no se alterara, con la mejor alimentación de la que he sido capaz de engullir para que no tuviera carencias de ningún tipo…y creo que me siento preparada para ello. Sabiendo que será otra etapa, y nada fácil, donde la Llanos de antaño deje de existir tal y como era hasta ahora, y que me hará evolucionar como persona y como mujer, enseñándome una faceta de mí misma de la que estoy ansiosa por conocer, la de madre.

Pensé que este blog apenas sí tendría unos pocos meses de vida, pero lo cierto es que me está encantando compartir con el mundo esta increíble experiencia. Tengo todavía algunos post pendientes que espero me de tiempo a publicar antes de que todo se me venga encima y me de el sustazo del siglo con las primeras contracciones…De todos modos, cuando nazca Teo y si tengo tiempo material de poder continuar escribiendo quizás debería cambiar el logo de los imperdibles, o algo así como mejorar el aspecto del blog para que sea un poco más atractivo, que mi madre siempre se queja de que es muy soso…pero ya lo iré decidiendo sobre la marcha….al menos espero poder seguir escribiendo pronto y contandoos buenas nuevas 🙂

¡¡Abrazos!!

Compartir en: Facebooktwitterpinterestby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *