Hora del masaje…perineal…¡¡huy!!

Hora del masaje…perineal…¡¡huy!!

Aprovecho estos momentos de asueto para comentaros más cosas sobre el embarazo por si os interesa. Con motivo de las clases de preparación al parto me han dicho algo que creo que puede llegar a ser muy útil para futuras parturientas cuyo bebé está colocado para parto vaginal: el masaje perineal.

El periné o perineo es la zona correspondiente al suelo pélvico, conformada por tejidos blandos, piel y músculos que en el caso de la mujer va desde el extremo del ano hasta el vértice anterior de la vagina. Esta zona forma parte del canal del parto, por lo que, en el momento de la salida del bebé, durante la dilatación, nuestra vagina se va a tensar de forma bastante intensa, dando lugar en determinados casos a desgarros de la zona o bien a que nos tengan que realizar una episiotomía con las consiguientes molestias posteriores (puntos, etc.)

CDR753982-750

Perinium, illustration

Arriba se ve el perineo, abajo el canal del parto.

Pues bien, el objetivo del masaje perineal no es otro que el de, mediante un masaje diario, hacer que esa zona sea lo más flexible para facilitar el que el bebé pueda salir sin problemas cuando llegue el momento, evitando en lo posible que tengamos algún tipo de desgarro o bien que nos tengan que “rajar” para que salga nuestro baby.

Dependiendo del lugar donde os informéis, os dirán que comencéis en una fecha u otra, que oscila aproximadamente entre las 32 y las 34 semanas, aunque se recomienda empezar durante el tercer trimestre y más o menos desde las 6 semanas antes de la fecha probable de parto. Yo concretamente empecé hace tres días, poco después que el ginecólogo me dijera que tendría parto vaginal porque Teito estaba ya colocado.

Bueno, pues teniendo en cuenta que este es un tema espinosete porque básicamente se trata de “masajearte el chichi” un rato al día, y teniendo en cuenta que yo soy bastante poco delicada cuando se trata de explicar las cosas, os voy contando la parte técnica y luego os doy mi sincera opinión al respecto de esto, porque creedme…del dicho al hecho va un buen trecho…¡¡pero bueno bueno!!

Vale. Empezamos:

Si vais al google y tecleais “masaje perineal”, os van a aparecer mogollón de entradas que hablan de este tema. Y todas ellas, aparte de los beneficios del masaje, tienen varias cosas en común con respecto a lo que deberías saber antes de empezar, a saber:

  1. Que nos va a familiarizar con las molestias que la ditación y el parto nos va a ocasionar, así como a intentar controlar e intentar relajar la musculatura durante el parto (luego haceros a la idea de que muy agradable, pues como que no es, al menos al principio). Al menos puedes aprovechar para intentar relajarte y respirar pausadamente lo cual te va a servir como entrenamiento para lo que está por llegar.
  2. Que aunque no haya ningún problema en realizarlo, deberías consultar a tu matrón/a o ginecóloga/o por si tuvieras algún tipo de lesión, infección (orina, herpes, etc) o riesgo durante el embarazo (lo cual ya te está diciendo que la higiene de la zona y de tus manos es básica, al igual que el hacerlo con cuidadín)
  3. Que una misma se puede dar el automasaje, pero que siempre es mejor contar con tu pareja para que te eche una o las dos manos mejor. (Punto clave: te puedo asegurar que con el barrigón que tienes a estas alturas es bastante complicado hacerte el masaje tú sola. Así que si puedes convencer a tu pariente y te lo hace, será maravilloso. Si le diera repelús o no te pudiera dedicar 5 ó 10 mín al día a masajearte, o simplemente, no tienes pareja, ¡Bienvenida al club de las masajeadoras intrépidas! :P)

Una vez ya sabéis si podéis hacerlo o no, y en caso positivo estáis mentalizadas de que esto es la mar de bueno (que sí que lo es), necesitáis un buen lubricante. Hay bastantes alternativas, marcas comerciales que tienen aceites específicos de masaje, así como cremas hidratantes (Weleda, Carelle, Suavinex), pero en general en casi todas las páginas hablan de aceites como el de Rosa Mosqueta, de Germen de trigo, de Almendras dulces o bien si no dispones de ninguno de estos, nuestro typical spanish aceitico de oliva. Yo te recomiendo que si compras un aceite, asegúrate antes que sea lo más puro posible, de primer prensado en frío si pudiera ser, sin aditivos y sin química (vamos…que los del Mercadona ni se te ocurra comprarlos que llevan muchísima porquería).

Yo me he dado el pegote y me compré hace unas semanas este Aceite de Germen de Trigo de Aroma-Zone. La ventaja de este aceite, al igual que el de Rosa Mosqueta es que ambos son ricos en Vitamina E (antioxidante y regenerador celular), pero según he leído, el de germen de trigo es más hidratante y suave, y el olor es bastante más agradable que el de Rosa Mosqueta, pero cualquiera puede servirte.

IMG_6141

Hay varios vídeos en Youtube que hablan de cómo dar este tipo de masaje. Yo os voy a resumir los pasos generales y luego os enlazo algún vídeo ilustrativo. Como ya he dicho antes, una cosa es la teoría y otra poder doblarte lo suficiente o estirar los brazos lo bastante para hacerlo como se supone que se tiene que hacer. Pero mira, esto tiene que ser cuestión de práctica…

¿COMO SE HACE?

-Lo primero que tienes que hacer es lavarte bien, tanto las manos como la zona en cuestión. Puedes darte una ducha, o bien usar compresas calientes en la zona, o bien el tan manido “baño checo”, en el vidé de toda la vida, vamos. De esta forma los tejidos se “reblandecen” y es el mejor momento para masajearte. (NOTA: las uñas cortadas y aseadas, no te vayas a hacer una herejía ¿eh?)

-Vacía la vejiga (haz pis) y luego hablan de que te familiarices con tu periné, con la ayuda de un espejo. En este punto debo decir que esto es toda una odisea, porque es harto complicado verte el chichi con el barrigón, pero bueno, lo puedes intentar a ver si tienes más suerte que yo…

-Posición. Casi todos los artículos hablan de ponerte en ángulo de 45 grados: sentada, o tumbada con las rodillas dobladas, o de cuclillas apoyando la espalda en la pared, o de pie apoyando una pierna en un taburete. Es como cuando te lees las instrucciones para ponerte un tampón vaginal por primera vez. Yo hasta ahora lo he hecho sentada en el vidé, tú tendrás que encontrar la postura más cómoda. Y si es tu pareja quien te lo va a hacer, ya sabes, tumbada y relajadica.

-Para hacerte el automasaje es mejor usar los pulgares. Si es tu pareja, usará dedos índice y corazón. Los lubricas con el aceite o la crema y tienes que centrarte en la mitad inferior de la vagina (según la primera foto de arriba, divide la vagina en dos mitades y la parte a masajear es la de abajo, que está más cerca del ano). Y te advierto que duele hacerlo, o al menos molesta bastante tocarte por esa zona. Llegar con los dos pulgares al mismo tiempo a la zona franca a mí me está costando la vida, así que primero lo hago con un dedo y luego con otro.

-La forma de masajear en teoría es introducir los dedos en tu vagina unos 3-4 centímetros y masajear suave pero firmemente de los laterales hacia abajo, trazando como una especie de “U”. Luego introduces los dedos más abajo, tirando suavemente de la zona interna del perineo hacia afuera, imitando el movimiento que provocaría el bebé cuando saliera de tu útero. Te pongo una foto que para estas cosas es bastante más ilustrativo:

Masaje prenatal

Después de ver estas fotos, espero que no se te haya metido el miedo en el cuerpo. Si te soy sincera, a mí me dió un canguelo que “pa qué”. Y luego, cuando lo probé por primera vez fue bastante frustrante no poder hacerlo como decían la mayoría de los artículos, ni llegaba con las dos manos, ni podía verme con el espejo, encima no es muy agradable… vamos, que no daba pie con bola. Si tú cuentas con la ayuda de tu pareja, será genial y lo harás partícipe de este proceso que es de los dos. Así que ten paciencia y confianza y dile cómo hacerlo y cómo será mejor para que te duela menos.

Y si no es así, o simplemente quieres hacerlo tú sola, no te agobies. Mi consejo es que vayas poco a poco. Si comienzas en la semana 32 o 33, tienes tiempo de sobra para ir probando posturas y colocaciones y presión de las manos sobre tu vagina hasta que veas que te va molestando menos que al principio. Es mucho mejor ser constante y hacerlo todos los días aunque lo hagas como buenamente puedas a que te frustres y lo dejes al tercer intento que no te sale como se supone que debería de ser.

Te dejo un vídeo explicativo que es súper gráfico para que te hagas una idea un poco más completa sobre este tipo de masaje.

Este tipo de masaje lo puedes alternar también con ejercicios de Kegel y con ejercicios hipopresivos, de los que ya te hablaré más adelante, que si no el post se me hace eterno. Espero que te haya servido y si es así, te agradeceré enormemente que me lo digas en los comentarios 🙂

¡¡Abrazos!!

 

 

 

 

Compartir en: Facebooktwitterpinterestby feather

4 thoughts on “Hora del masaje…perineal…¡¡huy!!

  1. María

    Muy útil!!! Yo estaba esperando a estar de 34ss que es lo que me recomendó la matrona. La verdad es que no lo veo ni fácil ni agradable, pero sí puede prevenirnos de algo peor, asi que habrá que intentarlo.
    Muchas gracias!!!!

    1. alubenia Post author

      ¡Hola María! Muchas gracias, trato de dar mi propia experiencia de todo lo que voy haciendo porque no quiero caer en la costumbre de pintarlo todo precioso cuando hay cosas del embarazo que aunque sabemos que son importantes y necesarias, duelen y cuestan lo suyo. Espero que te vaya muy bien con el masaje, yo a la gente que he preguntado y lo ha practicado le ha ido genial en el parto, por eso lo estoy poniendo en práctica. Un abrazo 🙂

    1. alubenia Post author

      ¡¡Hola Cortes!! Muchísimas gracias 🙂 Me alegro que te guste el blog, todavía hay muchas cosas que mejorar, pero voy poquito a poco.
      Un saludo y gracias de nuevo por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *