22 Semanas…O de como la niña del exorcista se ha comido a Llanos

22 Semanas…O de como la niña del exorcista se ha comido a Llanos

Ay…cinco meses y medio ya…y la verdad, se me han pasado rápido, a pesar de todo…Pero llevo dos semanas que estoy I-N-S-O-P-O-R-T-A-B-L-E. No puedo de verdad…lo intento pero al final he decidido que este post lo voy a dedicar para desahogarme porque eso de ir contandole mis penas a mis amigos en vez de aprovechar la poca vida social que tengo me parece demencial, pero como si me lo callo al final acabo somatizando los problemas en enfermedades, tengo que aprovechar que no tengo ni idea de si me lee alguien y quien lo hace para soltarlo todo de una vez y al menos quitarme de encima algún que otro demonio que me ronda:

Y es que a la próxima embarazada que me diga lo que está disfrutando del embarazo, lo feliz que es este período para ella o a quien me diga que todo lo malo se pasa enseguida….¡¡LA MATO!! Así, literalmente….con lo que tenga a mano en ese momento.

Y me explico. No tenía bastante con los dolores, con el reposo, con la caída del pelo, con la sinusitis perenne….no….ahora ¡¡la maldita pierna!! ¡¡Y asma!! ¿Será posible? ¿SERÁ POSIBLE?

Voy a abstenerme de poner por escrito toda la sarta ilimitada de insultos y blasfemias que se me están pasando por la cabeza a lo desde que me levanto hasta que me acuesto y no puedo dormir…desde hace meses…pero son muchos, muchísimos y tengo para dar, prestar y regalar…

insultos_00

Iré por orden: Comienza el mes de octubre. Y el caos para mí. Durante el mes de septiembre me apunté a yoga y a natación prenatal, porque ya me iba molestando la pierna y pensé que qué mejor terapia que esa, que la recomiendan absolutamente todos los blogs, revistas especializadas, artículos médicos, etc…Pues la verdad, he disfrutado un montón yendo, y lo que me queda, claro…pero de repente la pierna empieza a dolerme más y más y más…y me duele durante la noche, y me despierto contínuamente (ya no sólo por la sinusitis, que de por sí me despierto varias veces a la noche con la boca que parece esparto y me bebo un litro de agua every night, con sus consiguientes paseos al mingitorio a echar el chorro….ufff….esto son noches toledanas y lo demás tonterías)

Pues bien, llega octubre y con él el estrés…vuelvo a casa solita, comienzan mis clases como monitora de los 6 Clubes de Lectura que tengo, se me acumulan las clases y el trabajo…y empieza la locura…y los dolores de la muerte…¡¡la leche!! Hace unas semanas empezaron a darme espasmos musculares cada vez que me quedaba de pie más de 5 minutos…me fui al osteópata, pero estando preñada, pues claro…no se me pueden hacen perrerías ni nada de eso…cagüen. Ha ido a más, hasta el punto de que ayer me dió un dolor tan agudo que me asusté un montón, llamé a la matrona y me dijo que me fuera a urgencias a que me diagnosticaran, no fuera una tromboflebitis. Y ahí ya me entraron los sudores de la muerte 🙁 . Al final fue una falsa alarma, la doctora de urgencias me dijo que sólo tenía el nervio pinzado (como si eso fuera moco de pavo) y que como cada embarazo es un mundo, que pruebe a ir haciendo cosas a ver si me van bien…si el reposo me va bien, que repose. Si la natación me va bien, que nade. Si no, que no nade…y así con todo…así que bueno…no ha aportado mucha luz a mi mundo de tinieblas…y tampoco me ha sabido decir si se me quitará un día de estos o hasta que no de a luz…dentro de 3 meses y  medio no se me quitará, e incluso si irá a más…podría morir de angustia…me mandó una dosis de caballo de paracetamol, y mi tío, médico de profesión y pro-pastis (vamos, que le dices cualquier dolencia y siempre tiene un buen surtido de pastillas, pomadas y principios activos para paliarla), me dijo que ni se me ocurriera tomarme eso que le afectaba al feto muchísimo…otra vez acojonada y dolorida, no me tomo nada y aguanto como una jabata el dolor…jarl!!

Por si aún fuera poco, llevo un par de semanas sufriendo ataques de asma…ya solía tenerlos, pero desde el primer mes de embarazo no me habían vuelto a dar,..hasta ahora. A diario. Me los paso tosiendo, sonándome los mocos contínuamente y asfixiada perdida. Se puede decir que casi he perdido el control sobre mi cuerpo. Y esto es tremendo para mí…hasta a veces me he puesto a toser o a estornudar…y me he meado encimaaa!! Esto ya me supera, que me he pasado años trabajándome la musculatura pubococcígea ¿para esto? Manda narices….

Así que nada, que sigo investigando siempre que puedo en internet, en libros, revistas, le pregunto a todo el mundo…lo que sea para ver si hay algo que me pueda ayudar, algún consejo, un truco…lo que sea…y sólo me encuentro a gente que me dice cosas como “No te preocupes, en cuanto des a luz se te pasa bonica” (No te digo lo que no se te va a pasar a tí nuncaaaaa) o comentarios como “Fue la mejor estapa de mi vida, la conexión con mi bebé fue especial desde el primer momento” (¿La mejor etapa, qué me estás contando?), o “Echo de menos la barriga” (¿Hasta cuando no te podías ver los pies ni ponerte las bragas?), o “Tuve un embarazado maravilloso” (Algo me ocultas perraca…¡¡¡algoooooo!!!) Hoy en yoga me han dado los siete sudores y he acabado llorando como una magdalena, qué agobiazoo señor, hora y media doliendome sin parar y sin poder respirar ni relajarme ni nadaaaa…y el llanto se ha prolongado hasta que me he tenido que ir a clase…hartica estoy…HARTICAAAA!!

Lo peor de todo esto es que yo hasta hace nada me consideraba una tía fuerte. Vamos, que he superado más rupturas y desengaños y situaciones complicadas de curro y de la vida que la mayoría de gente que conozco. Y aún así me desmorono cuando soy incapaz de cocinar o fregar los cacharros sin estar sentándome contínuamente, o ir caminando a cualquier sitio. Porque como dice el Recio…”me mina la moral”. Y al final acabo pagándolo con mi propia barriga…me descubro diciendo que en vez de un hijo llevo un puto alien que me absorbe la fuerza vital, o hoy, que le he dicho a Rocío que estaba tan rabiosa que el nombre de Teo me venía al pelo para decirle “Teodiooooo”. Y luego me muero de la angustia de pensarlo, y la culpabilidad me mata, y me siento fatal…Y me olvido de cantarle, y de hablarle cada noche, y de intentar sentirlo acariciándome la barrigota con cuidado…qué mal.

Ojalá encuentre la fuerza para poder apechugar con esto, para resignarme a parar el ritmo este brutal que llevo y asumir que tal vez no pueda con todo, y me pueda centrar en lo importante que es que mi bebé tenga los estímulos necesarios para ir creciendo felíz y motivado y no le transmita ni mi pena ni mi mala sangre.

Hala, ya lo he soltado todo…si me leeis y vuestro embarazo ha sido estupendo, absteneros de comentar que igual os suelto algo desagradable y no me gustaría…y si esto algún día lo lee mi futuro hijo, ya tendré tiempo de borrarlo o inventar alguna buena excusa, que se me dan bastante bien.

Abrazos!

 

Compartir en: Facebooktwitterpinterestby feather

6 thoughts on “22 Semanas…O de como la niña del exorcista se ha comido a Llanos

  1. loli

    Llanos no desesperes….q si q la ciatica duele mucho…q yo lo se porque me ha pasado con mis tres nenas…. Pero todo pasa..y cuando tengas a tu bebe ya no te da tiempo a que te duela nada…jajaja… Muchos besos y disfruta esta etapa q si q es única.

    1. alubenia Post author

      Ay Loli…lo estoy asumiendo, la verdad. Y cuando repetís la experiencia es porque merece la pena…pero a veces es que es verlo todo negro negro y no saber por donde salir…menos mal que siempre estais ahí animandome….¡¡mil gracias solete!!

  2. Verónica

    Hija, estaba leyendo tus desgracias y no podía parar de reirme… Lo siento! Es que lo cuentas con una gracia que me da pena pero me río… I’ m sorry. Deja de pensar el todos los consejos y el mundo de alrededor. Sientete como quieras sentirte en cada momento, sin pensar en lo que se espera o esperas tu de ti misma. Un besazo! Eres única!

    1. alubenia Post author

      Jajajajaja….son épocas supongo…ahora sigo con dolores y males varios, pero tengo mejor talante….y no veas mi entorno cómo me lo está agradeciendo 😛
      Me alegro que te guste y gracias por los consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *