Horchata de chufa…CHUFA!!

Horchata de chufa…CHUFA!!

Spread the love

Para estas fechas veraniegas que apetecen bebidas refrescantes, fui al súper a comprar horchata de chufa porque a media tarde tomártela fresquita es lo mejor de lo mejor. Pero cual es mi sorpresa, cuando miro la etiqueta de todas y cada una de las horchatas (desde la más barata hasta la más cara y se supone más exclusiva del mercado) resulta que ¡¡TODAS LLEVAN LECHE!! O leche, o suero de leche, o proteínas de leche. Y yo me pregunto, ¿Para qué porras le ponen leche a la horchata? Entiendo lo de los conservantes, lo de los aromas, pero la leche? No me cabe en la cabeza…lo único que se me ocurre es que apenas le ponen chufas a la Horchata y tienen que compensar con algo tanto en sabor como en textura…

Yo, que siempre he comido chufas sé que el sabor de estos pequeños tubérculos es tan potente y tan rico que no haría falta añadir nada más…así que he probado a hacerla casera…y os la recomiendo porque está deliciosa!! Y no cuesta apenas nada de trabajo.

Las chufas proceden de una planta herbácea de la  especie Cyperus esculentus, de las cuales se encontraron restos en unas vasijas del Antíguo Egipto (hace 4000 añacos) de donde se cree que son originarias, y fueron traídas a España por los árabes, donde gracias al clima mediterraneo se ha cultivado masivamente en el Levante consiguiendo unas chufas dulces y de excelente sabor para hacer la típica Horchata Valenciana.

IMG_5308

Las propiedades de la horchata son variadas y muy importantes: gran fuente de magnesio, hierro y potasio, muy baja en sodio (adecuada para personas con hipertensión), contiene vitaminas C y E y una cantidad nada despreciable de fibra soluble. Las chufas tienen propiedades anti inflamatorias y estimulantes del sistema inmunitario.

Después de esto, ya no hay excusas para no prepararnos un vaso fresquito de horchata.

Necesitaremos:

Batidora de vaso o bien Thermomix

200 gramos de chufas secas

90 grs de azúcar morena integral

1 cucharadita de canela en polvo

La ralladura de 1/2 limón

1 litro de agua fría

Primero hay que hidratar las chufas. Las introducimos en un bol con agua y las dejamos de 6 a 8 horas. Pasado ese tiempo veréis cómo se hinchan y su aspecto es ligeramente diferente.

IMG_5309 IMG_5312

Como la chufa es un tubérculo, esto es, según la RAE “Parte de un tallo subterráneo, o de una raíz, que engruesa considerablemente, en cuyas células se acumula una gran cantidad de sustancias de reserva”, habrá que higienizarlo por evitar el riesgo de la toxoplasmósis por estar bajo tierra, y para eso tenemos nuestra lejía apta. Yo en 1 litro de agua he agragado 20 ml de lejía y hay que dejar que haga su efecto durante 15 minutos más.

IMG_5313

Después de eso, enjuagamos las chufas y las ponemos junto con la canela, el azúcar y la ralladura del limón en la batidora o la Thermo, y se echa un chorro de agua. Se tritura todo 1 minuto y después de obtener como una pasta aromática maravillosa, se agrega el resto del agua hasta completar el litro. Y volver a triturar unos minutos.

IMG_5314

Luego hay que filtrar la mezcla. Yo siempre utilizo un cacho de panty que se me rompió en su día y corté un trozo más o menos grande (aunque uno de esos coladores de tela también sirve). Se fija a un recipiente de boca ancha con una goma y se va echando la mezcla, escurriendo con las manos el liquido y desechando el resto (pensé en hacer galletas con los restos, pero la textura de las chufas trituradas no me resultó demasiado agradable al paladar, así que al final no los utilicé)IMG_5315

Se echa el líquido en una botella de cristal y a disfrutarla. Dura en la nevera 2-3 días. ¡¡Y está espectacular!!

IMG_5318

Buen provecho!! 🙂

Compartir en: Facebooktwitterpinterestby feather

One thought on “Horchata de chufa…CHUFA!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *